Miembros Honoríficos del Foro Iberoamericano de las Artes

Santiago de Chile, 2008

Patricio Aylwin Azocar

Destacado político y jurista, Presidente de Chile entre los años 1990 y 1994, Patricio Aylwin Azócar se convirtió en el primer presidente democrático tras 17 años de dictadura militar, y durante sus cuatro años de gobierno, implementó importantes cambios en materia de derechos humanos, integración social y cultura.
Representante del partido Demócrata Cristiano (DC), del que fue cofundador en 1957 y Presidente desde 1958, su carrera política comenzó como senador del presidente Eduardo Frei Montalva entre 1964 y 1970.

En 1971 se convirtió en Presidente del Senado y, en ese cargo, contribuyó a paralizar la puesta en práctica de la estatización de la minería del cobre y encabezó, en pleno régimen militar (1983 y 1984), la plataforma que exigía la convocatoria de elecciones y la redacción de una nueva constitución política.

Sus gestiones como Presidente de la República estuvieron marcadas principalmente por temas relacionados con los Derechos Humanos, lo social y cultural. El 4 de marzo de 1991, presentó el informe elaborado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación, más conocido como Informe Rettig, en el que hacía un balance de las violaciones a los Derechos Humanos. Como resultado del Informe, el gobierno creó la Corporación de Reparación y Reconciliación, que, junto con la Oficina Nacional de Retorno, se encargó de ayudar y compensar a chilenos exiliados y perjudicados por la dictadura.

Durante su mandato se formó también la Comisión Nacional de Medio Ambiente y la Comisión Especial de Pueblos Indígenas (CEPI), que asumió la coordinación de las políticas del Estado en este ámbito y que posteriormente (1993) derivó en la Ley Nº 19.253 de Pueblos Indígenas, aprobada en el Congreso. Además, creó la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi).

En materia cultural, la gestión de Aylwin dejó importantes legados para el arte en Chile. Bajo su mandato se creó el Fondo de Desarrollo de las Artes y la Cultura (Fondart), hasta hoy el único instrumento de financiamiento estatal en el ámbito del arte y la cultura. Entre sus iniciativas también estuvo el rescate de espacios físicos para la cultura. Así, nació durante su período el Centro Cultural Balmaceda 1215, hasta hoy uno de los epicentros culturales más activos de la capital.
Pero para los autores y artistas, fue la aprobación de la ley 19.166, que contenía modificaciones a la Ley 17.336 de Propiedad Intelectual, uno de los más grandes logros en materia de protección cultural durante este período.

Tras este importante cambio, se permitió a los autores y artistas gestionar sus derechos sin intermediarios, lo que permitió la independencia de las sociedades de gestión colectiva, hasta ese entonces dependientes de un organismo estatal.

Para los artistas este fue un gran logro, ya que les permitió establecer una relación directa con los usuarios de sus obras, y convenir directamente con ellos los valores y tarifas para esos usos.

 

Fernando Ubiergo

Destacado cantautor chileno, figura fundamental de la música popular y uno de los pilares del movimiento de cantautores, Fernando Ubiergo ha sido además un nombre esencial en la defensa de los derechos como dirigente de los autores y artistas.

Con 33 años de carrera artística recién cumplidos y una trayectoria que incluye triunfos en el Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, el Festival de Benidorm y el Festival de la OTI, Ubiergo se ha convertido en un cantautor reconocido y admirado no sólo en Chile, también en toda Latinoamérica y Europa.

En 1977, cuando Ubiergo era estudiante universitario e incipiente músico, ganó el Festival de la Primavera, certamen transmitido por Televisión Nacional, con la canción Un Café para Platón. Fue en ese momento que su carrera comenzó oficialmente: la canción se convirtió en un clásico de la música popular chilena y, por primera vez después de años, la canción de autor volvía a tener espacio en los medios del país.

En 1978 logra uno de los hitos de su carrera, al ganar el Festival de Viña del Mar con su canción El Tiempo en las Bastillas, adquiriendo gran popularidad, tanto así que logra un contrato para grabar su primer disco, el que vendió ciento cincuenta mil copias.

En 1981 se traslada a vivir a Madrid y al año siguiente gana el Festival Internacional de la Canción de Benidorm con “Yo Pienso en Ti”. Tres años después obtiene otro de sus grandes triunfos: el primer lugar en el Festival de la OTI con la canción “Agua Luna”.

Con 15 discos editados, un puñado de triunfos acumulados y una trayectoria de tres décadas, Ubiergo sigue vigente como cantautor.

Desde el año 2004, se desempeña como Presidente del Consejo Directivo de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor (SCD) y Presidente de la Fundación de la Música de Chile, desarrollando una intensa labor gremial de apoyo a la música chilena, y trabajando por el reconocimiento y por los derechos de los autores y artistas chilenos.

Isabel Parra

Autora, intérprete y destacada difusora de canciones y ritmos populares chilenos y latinoamericanos. Isabel Parra es hija de la gran cantautora chilena Violeta Parra y, sin duda, la principal responsable de la difusión de su creación y legado, a través de la Fundación Violeta Parra. Ha compuesto y grabado música para los textos inéditos de Violeta, siendo su principal preocupación la divulgación de su obra plástica, literaria y musical.

Isabel Parra es también una figura esencial en nuestra música popular. Grabó su primer disco a los 13 años, acompañada en la guitarra por su madre, e inició su carrera artística como cantora de raíz folclórica en París, donde recorrió diversas Boites de Nuit del Barrio Latino difundiendo el folclor chileno y latino.

En 1964, junto a su hermano Angel, funda la “Peña de los Parra”, centro neurálgico de difusión artístico-musical de referencia cultural obligada de esa época, y que hoy es reconocido como un aporte a la cultura popular chilena.

A fines de los sesenta pasa a ser un puntal de la Nueva Canción Chilena, y adquiere celebridad con composiciones como “Cantando por amor”, “Lo que más quiero” y otras.
Isabel se radicó en Francia tras el golpe militar, y regresó a Chile en 1987. Durante ese período escribió muchas de sus más famosas canciones, como “Ni toda la tierra entera”, que habla justamente sobre el exilio, y “Como una historia”, dedicada a Víctor Jara.

Desde su regreso al país y del retorno a la democracia, Isabel Parra se ha dedicado más al trabajo de difusión a través de la Fundación Violeta Parra, que ha su trabajo musical. Aún así su actividad artística ha dado importantes frutos: editó dos discos de canciones inéditas (Lámpara Melodiosa y Colores), más una antología y dos compilaciones con algunos temas inéditos (Poemas y Puras cuecas).

Entre los años 2004 y 2006 participó en el re-estreno del Canto para una Semilla, junto a Inti-Illimani Histórico, y en el 2005 ganó la competencia folclórica del Festival de Viña con el tema “Cuecas al sol”, interpretado por Camila Méndez.

Con todo, Isabel Parra se convierte no sólo en un importante nombre dentro de nuestra música popular, sino también en una figura esencial en la difusión de la figura de una de las artistas chilenas más importantes de nuestra historia musical, Violeta Parra, y del repertorio folclórico y popular  chileno y latinoamericano.

Juan Agustín Figueroa Yávar

Abogado penalista, Juan Agustín Figueroa se desempeña desde 1986 –año de su fundación- como Director de la Fundación Neruda, institución que difunde,  protege y promueve el patrimonio cultural de uno de los artistas más importantes de Chile: el poeta Pablo Neruda. Figueroa se desempeñó como Ministro de Agricultura, en el período presidencial de Patricio Aylwin (entre 1990 y 1994), y durante los últimos veinte años ha estado a la cabeza de varias Instituciones y
empresas, de diversas áreas de gestión: Cristalerías de Chile S.A., Pisco-Chile S.A., Automóvil Club de Chile y la Universidad de Santiago son sólo algunas de ellas.

Fue miembro del Tribunal Constitucional desde el 2001 hasta el 2006 y abogado Integrante Titular del Tribunal de Cuentas de Segunda Instancia de la Contraloría General de la República.

Socio fundador y actual integrante del Estudio IDP Abogados, uno de los más antiguos del país, durante la década de los 80 se desempeñó como Consejero del Colegio de Abogados.  En esa misma época co-fundó la Revista “Cauce” (1983) y en 1987 ingresó como miembro del Comité Ejecutivo del Partido Radical de Chile, siendo designado en 1988 Secretario Internacional de ese partido.

Juan Agustín Figueroa se ha destacado en su papel de defensor de los derechos de los artistas, a través de acabados estudios y una constante acción ante los tribunales superiores de Chile, que ha formado una importantísima jurisprudencia en materia de derechos intelectuales.